domingo, 26 de marzo de 2017

Burberrys: Un amor que dura toda una vida

He seleccionado este spot porque habla de cosas hermosas que llegan al corazón. Y también por otros 4 motivos: conmueve, hace pensar, aporta optimismo y, sobre todo, muestra que lo comercial no está reñido con los valores.

Shangai, en los meses previos a la revolución china de 1949. Harry, el hijo de un dirigente colonial inglés, conoce un buen día a Sou-leen, la hija del chófer nativo de la familia. Ambos son de cultura y clase social muy diversa, pero eso no es óbice para que surja entre ellos una preciosa historia de amor. Primero vemos, en rápida secuencia, el momento en que se conocen, las imágenes de un Shangai abigarrado y denso, los primeros juegos infantiles.

Un día, Shou-leen despierta al muchacho llamándole desde la calle, y le ofrece la misma golosina que compartieron el día en que se conocieron. Entonces empieza el romance. Les vemos bailar, en el jardín de la mansión inglesa, mientras los adultos conversan en una fiesta de circunstancias.

Una tarde otoñal, paseando junto a las vías de un ferrocarril, Shou-leen estornuda, y Harry le regala su bufanda en un gesto tierno y galante. Ella piensa entonces que ese amor imposible puede hacerse realidad, pero al llegar él a casa –es ya noche cerrada– la madre de Harry le recrimina por la tardanza, y ella se siente culpable.

Cuando, al día siguiente, Harry le busca, Shou-leen ha desaparecido. Mientras, estalla la revolución y la familia huye precipitadamente. En un emotivo plano, Harry, desde el coche que tantas veces compartió con ella, promete que un día volverá

No desvelo el final. Esta bonita historia, contada sin palabras, le valió a Burberrys un León de Oro en el Festival de Cannes de 1995. Pero sigue siendo actual, y sigue conmoviendo a la audiencia. Porque hoy, cuando tantos piensan que el amor dura sólo unos meses, o quizás sólo una noche, este anuncio nos muestra, con una bella alegoría, que el amor puede durar toda una vida. Un amor que supera las barreras del tiempo, que permanece siempre.

sábado, 18 de marzo de 2017

El Corte Inglés: El mejor regalo... para el día del padre

El Corte Inglés ha apostado por un micro relato (un storytelling de verdad) para su campaña con motivo del Día del Padre. "Taladro" es una historia que rebosa valores y sentimientos, y que está basada en una idea de la agencia Sra. Rushmore. Ha sido dirigida por Gracia Querejeta, cuya manera intimista y cuidada de hacer cine resulta ideal para contar una narración repleta de emociones.

La historia se construye a partir de un extraño triángulo: un abuelo, un padre y un taladro.  Un hombre joven, padre ya, pide al abuelo el taladro para hacer pequeños arreglos en su casa. Ese instrumento se convierte en una excusa para pasar un rato juntos, saber cómo le va y, en definitiva, para que el hombre pueda mostrar a su padre lo mucho que le quiere. Quizá por el pudor de expresar ese cariño, justifica esos encuentros tan solo por la necesidad de pedir prestado ese artilugio de bricolaje. Sin embargo, llega el Día del Padre, y su hijo pequeño y su mujer le regalan algo que parece necesitar con mucha frecuencia

No quiero destripar el final. Únete a los más de cuatro millones que han visto el vídeo en Youtube, y a la inmensa multitud que lo ha contemplado también en televisión. Creo que a nadie va a dejar indiferente. El lema final del anuncio, "Hasta el regalo perfecto se puede cambiar", hace un guiño a una de las señas de identidad de El Corte Inglés y uno de los aspectos más valorados a la hora de hacer un regalo: la posible devolución.

Una vez más, esta gran empresa de distribución vuelve a apoyarse en el séptimo arte para remarcar en el calendario una fecha tan especial. Viendo el spot, podemos sentirnos orgullosos de la publicidad que se hace en nuestro país; y, sobre todo, de lo mucho que en España valoramos a la familia y a nuestros padres. Este es un gran homenaje que debiera verse mañana en todos los hogares.

miércoles, 15 de marzo de 2017

La niña que amaba a su papá mentiroso

Los asiáticos son los grandes maestros de la emotividad. En vísperas del Día del padre, he selec-cionado “My dad’s story”, el spot de la aseguradora MetLife Hong Kong, porque es un claro ejemplo de publicidad emocional. De hecho, puede ablandar hasta el corazón más insensible.

Una niña le da a su papá una redacción en la que cuenta lo mucho que le adora: “mi padre es el más dulce”, “es el más generoso”, “es un super hombre”, “quiere que lo haga bien en el cole”. Mientras, vemos escenas felices en las que él la lleva al colegio, le compra un helado o la lleva a comer fuera.

Pero hay una historia de sacrificio detrás de todo, que ahora se empieza a revelar. “Papá es genial, pero… miente”. Sí, a pesar de los esfuerzos del abnegado padre por disimularlo, la niña sabe la verdad, y así lo escribe en su redacción. Sabe que su padre no tiene trabajo fijo, que se deja la piel para conseguir dinero, que vuelve agotado y aún así juega con ella, que le dice que no tiene hambre y le da a ella toda la comida. “Él miente…¡por mi felicidad!”.

Cuando el padre termina de leer la carta, la reacción de ambos es sincera y llena de ternura. Huelga decir que el spot está teniendo un éxito aplastante y, a día de hoy, cuenta con más de trece millones de visitas en YouTube. Y sigue subiendo.

Con este anuncio, MetLife ha querido transmitir el mensaje de que ellos valoran el sueño de todo padre por dar a sus hijos una buena educación, y que entienden todos los sacrificios que se hacen por los hijos. No está claro si les habrá servido para vender más seguros o si el anuncio en realidad ha beneficiado más a los fabricantes de pañuelos de papel, pero el caso es que nos encantan los anuncios que consiguen emocionarnos. Sobre todo, que nos ayudan a reflexionar y a pensar de nuevo en nuestro propio hogar.


sábado, 11 de marzo de 2017

Las 50 mejores películas sobre la figura del padre

Hace tiempo publiqué en este blog un artículo sobre "Las 50 mejores películas de madres coraje". En vísperas del 19 de marzo, Fiesta de San José y Día del padre, quiero hablar de la figura paterna en el cine: una figura que, en ocasiones, parece el "gran ausente" de la familia: unas veces porque el hogar se ha roto, y otras, porque con facilidad los hombres perdemos literalmente los papeles -nuestro más importante papel en la vida- por buscar la realización fuera del hogar: en el trabajo o en la esfera social.

Las películas, de forma casi unánime, nos han recordado que, con esa actitud, cometemos un gran error. Por eso sus historias han plasmado en imágenes, con demoledora reiteración, el vacío que un padre ausente deja en la vida de los hijos (especialmente, de las hijas), y la alegría tan inmensa -en ellos y en el interesado- cuando el padre recapacita, vuelve a la familia y rehace su vida. En otras cintas, como La vida es bella, la figura paterna brilla con luz propia.

Ya lo decía River Phoenix en La costa de los mosquitos: "Una vez creí en mi padre, y el mundo me parecía pequeño; luego él se fue... y el mundo me pareció inmenso".

Para disfrutar del buen cine en la semana de San José, ofrezco mi propio listado de "Las 50 mejores películas sobre la figura del padre" (Cuando hay dos filmes con el mismo título, indico el año de la versión elegida). Publico la lista con una ordenación provisional que quisiera mejorar con vuestra ayuda. ¿Podéis decirme cuáles son vuestras preferidas y qué otros filmes echáis en falta?

Os agradeceré muy especialmente vuestra participación en este post.

1. Matar a un ruiseñor
2. La vida es bella
3. El padre de la novia (1950)
4. La gran familia
5. Ladrón de bicicletas

6. El caso Winslow
7. Evelyn
8. Adivina quién viene esta noche
9. Kramer contra Kramer
10. Las uvas de la ira

11. Los mejores años de nuestra vida
12. The champ (Campeón, 1931)
13. Al este del Edén
14. Buscando a Nemo
15. El río

16. En busca de la felicidad
17. Yo soy Sam
18. Los increíbles
19. Qué verde era mi valle
20. El patriota

21. Una historia del Bronx
22. Gran Torino
23. La habitación del hijo
24. El ocaso del samurái
25. ¿Qué hora es?

26. Pinocho
27. Un lugar en el mundo
28. Hotel Rwanda
29. Sonrisas y lágrimas
30. En el estanque dorado

31. Mil años de oración
32. Orgullo y prejuicio
33. El hombre que sabía demasiado (1956)
34. Campeón (1979)
35. Recursos humanos

36. En el nombre del padre
37. The Road (La carretera)
38. Cuentos de Tokio
39. Millones
40. Big Fish

41. El padre de la novia (1991)
42. Mi padre (1989)
43. Raíces profundas
44. Todo o nada
45. Sin retorno

46. El cumpleaños de Laila
47. Cita en St. Louis
48. Un toque de canela
49. Frequency
50. Harry e hijo

lunes, 6 de marzo de 2017

Un embarazo narrado por el propio bebé

La marca de productos lácteos Anmum, dirigida sobre todo a la mujer embarazada, ha creado una serie de tres anuncios para mostrar a las madres la evolución de su bebé en los tres trimestres del embarazo: desde la fecundación hasta el nacimiento.

Lo primero que destaca es que el niño empieza a comunicarse con su madre el mismo día de la concepción, antes de que la mujer sepa que está embarazada. “Hola, mamá. Este es nuestro primer día juntos. Tú aún no lo sabes, pero yo ya estoy ahí”. Poco después, la madre se hace la prueba del embarazo y comprueba que ha dado positivo. “¡¡¡Sorpresa!!!”, grita con entusiasmo el bebé.

A partir de ese momento se establece una comunicación preciosa, contada desde el punto de vista infantil: “Yo era tan pequeño... Pero tu grandísimo corazón me hizo crecer, y crecer, y crecer”. Poco después vemos a la madre que se marea y se inclina sobre el lavabo: “¡Ufff! Nauseas matutinas”, dice el niño. Y su voz se vuelve tierna cuando añade: “Perdóname, mamá... Espero que te sientas mejor… Para mí, sigues siendo la más guapa”.

De nuevo, la alegría desborda en las palabras del bebé: “¡Oh, mami, mírame crecer! ¡Mira esto! (El bebé se mira sus manecitas). Cerradas, abiertas... ¡Qué guay! Crecer contigo es maravilloso, mamá”.

La serie completa (ofrezco los 3 anuncios, pero recomiendo especialmente el primero) es un maravilloso canto a la vida. Historias como ésta hacen falta en nuestra publicidad y en nuestra sociedad. Porque estamos olvidando el valor de las cosas más importantes; y entre ellas, el amor y el respeto a la vida del no nacido ocupa un lugar destacado. Las madres lo saben muy bien, como saben también de ese diálogo amoroso con su bebé durante los 9 meses de la gestación.

Ojalá que, entre todos, recuperemos esa  memoria de las cosas valiosas. Nos vendría bien recuperar la ternura y la inocencia de los niños. Ellos aman la vida como nadie en este mundo.