jueves, 17 de diciembre de 2020

Queridos amigos:

Ese año 2020 hemos vivido meses difíciles, que han sido desconcertantes o agobiantes con situaciones a veces críticas. Directa o indirectamente, todos hemos padecido la pandemia, y hemos sufrido sus consecuencias en la familia, los amigos o los compañeros de trabajo.
Todo eso es verdad. Pero también lo es que esta situación ha sacado lo mejor de cada uno. Nuestros sanitarios y enfermeras se dejaron la vida por salvar las de otros; muchos vecinos, que casi no se conocían, cantaron juntos de balcón a balcón y se hicieron amigos para siempre; y los jóvenes, siempre criticados de indolentes, se volvieron responsables ante la crisis y cuidaron de sus abuelos y de los más vulnerables con una dedicación sorprendente.
En mi universidad vivimos una situación sin precedentes. De la noche a la mañana, los profesores tuvimos que cambiar nuestros métodos docentes e impartir clases por Internet. No estábamos preparados, pero aprendimos con empeño e ilusión, y no dejamos de dar clase ni un solo día. También el PAS y los distintos servicios afrontaron una situación completamente nueva, teletrabajando desde casa, con sus ordenadores, muchas veces sin acceso a los documentos, a las plantillas o a los horarios de clases. Los alumnos agradecieron este esfuerzo, y ellos mismos, desde sus casas, siguieron las clases confinados: con buena o mala conexión, a veces mientras atendían a sus abuelos o a sus hermanos pequeños. E hicieron trabajos prácticos como pudieron, grabando con sus teléfonos móviles y editando en sus portátiles. Y ahí están esos telediarios y esos programas que son una respuesta maravillosa a ese coronavirus que les impidió utilizar el plató.
Ahora llega la Navidad, y con ella la esperanza. No solo porque se anuncian las primeras vacunas, sino porque llega el mejor de los anuncios: la noticia de la Navidad, la más luminosa y alegre, la única verdaderamente importante... La que merece ser recordada y celebrada por todos los hombres en todas las culturas. En la tele, en Internet o en los periódicos quizás salga lo más superficial de ella (festejos, cotillones), pero es en los mails, los whatsapps y los mensajes navideños, en las felicitaciones y los encuentros familiares -¡gran fracaso de los medios de comunicación!- donde esta Noticia crece y se comunica, entrañable y amorosamente. Porque la comunicación, o es humana y en favor de las personas, o no es nada. Y en Navidad nos comunicaremos de verdad, porque este tiempo es reacio a las fake news.
Que paséis unas muy felices Navidades, y que los Reyes Magos traigan los mejores regalos: ante todo, la paz y el amor; y, para todos, la salud. Que se acaben el terrorismo, la violencia y el paro; que acabemos con el hambre, las guerras y la falta de solidaridad; que la familia –tan castigada– vuelva a ser defendida por las instituciones, y pueda estar siempre unida y feliz; que se respete la vida, también cuando es débil o terminal, y sepamos cuidar siempre a nuestros mayores; que respetemos y cuidemos el planeta, comprometidos con la sostenibilidad; que todos podamos dar a nuestros hijos una educación conforme a nuestras creencias, y que haya ilusión, amor y esperanza en todos los hogares. Personalmente, me contentaré con el regalo de veros más a menudo.
A pesar de todo lo vivido, gracias por el 2020. Y que seamos un poco mejores en el 2021. Sobre todo, que no perdamos nunca la sonrisa.
Un fuerte abrazo navideño,
Alfonso Méndiz

viernes, 11 de diciembre de 2020

NOS: "Esta Navidad nada nos puede separar"

El tiempo de Navidad es una época mágica que invita al encuentro, al recuerdo de los seres queridos y a renovar la ilusión. Por eso nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos y nos invita a darnos, como regalo, a los demás. Por eso es una época en que los anuncios se embellecen de ternura y afecto. 
Este año en particular, por todo lo que hemos pasado, es natural que las emociones estén más presentes que nunca en la publicidad. Por eso la campaña lanzada por NOS, una empresa portuguesa de telecomunicaciones, ha tenido muchísimo impacto en su país: porque nos recuerda a los seres queridos que están lejos y nos transmite el deseo de estar muy unidos. Una campaña muy emotiva que tiene por lema: "Esta Navidad, nada nos puede separar”. 
El spot cuenta la tierna relación entre un abuelo y su nieta en la época navideña, aunque marcada por la distancia social. Están separados, pero ellos descubren una manera de estar unidos gracias a la tecnología y a un oso de peluche que la niña olvidó en la casa del abuelo. Éste decide tratar al peluche como si fuera su nieta y así los dos se imaginan cómo habrían sido las Navidades si estuviesen estado juntos. Con ingenio, la relación se hace viva mediante fotos, mensajes y videollamadas, pero llega la víspera de la Navidad y el abuelo comprende que debe devolver el osito a su legítima dueña, y decide enviárselo como regalo... 
La campaña de NOS, que ha conmovido tanto a los portugueses, nos recuerda que muchos no pasarán la Navidad con sus seres queridos, por las restricciones y el riesgo de contagio del virus, sobre todo en el caso de los abuelos. Y nos invita, de manera especial, a tenerlos muy presentes en nuestro recuerdo, en nuestras llamadas y en nuestro afecto. Un bello anuncio con valores que nos ayuda a prepararnos para la Navidad 2020.

Las diez mejores películas sobre la Navidad

Aunque falten dos semanas, para muchos la Navidad está ya a las puertas. Las calles están adornadas e iluminadas, y todos los comercios nos recuerdan que ya es tiempo de hacer regalos...

En este contexto, dentro de poco empezará a programarse en televisión un particular género televisivo que podríamos denominar películas navideñas. Estas cintas incorporan algunos de los valores más típicamente cristianos: el sentido de la Navidad, la conversión a lo "Scrooge" (el personaje de Dickens), los deseos de felicidad, el reencuentro familiar, o el anhelo de retornar a la inocencia y a la infancia.

Como sugerencia para ver en casa durante estas próximas semanas, incluyo mi personal lista de "las diez mejores películas sobre la Navidad": incluye filmes familiares, y cintas clásicas junto a películas más recientes. Todas ellas son fáciles de encontrar en las plataformas o en los videoclubs.

1. ¡Qué bello es vivir! (1946), de Frank Capra. La víspera de Navidad, George Bailey está con el agua al cuello. Toda su vida ha renunciado a proyectos personales para ayudar a su comunidad; pero ahora el banco que ha creado para socorrer a la gente está al borde la quiebra, y Bailey va a un puente dispuesto a arrojarse al agua, pensando que todos sus esfuerzos han sido en balde. La repentina aparición de Clarence, un ángel que todavía no se ha ganado las alas, le hará ver cómo hubiera sido la vida de su familia y sus amigos si él no hubiese existido. Número uno indiscutible del género, que sigue transmitiendo esperanza y optimismo a públicos de todas las culturas.

2. La Natividad (2006), de Catherine Hardwicke. Recrea con acierto los escenarios, costumbres y utillaje de la época en que nació Cristo. Bien ambientada y narrada, aunque falla un poco en el retrato de la Virgen, que aparece siempre tímida e introvertida. Con todo, una buena preparación para vivir el sentido religioso de la Navidad.

3. Las Crónicas de Narnia (2005), de Andrew Adamson. Todo un clásico de la literatura infantil, escrito por C. S. Lewis. Durante la II Guerra Mundial, cuatro hermanos ingleses son enviados a una casa de campo para huir de los bombardeos alemanes. Un día, mientras juegan al escondite, la pequeña Lucy se esconde en un armario y de repente aparece en Narnia, un mundo fantástico que vive un invierno perpetuo. Cuando vuelva al caserón, nadie creerá su increíble aventura. Pero Narnia lanzará más mensajes a los niños, porque necesita de su inocencia para ser redimido. Y en esa misión encontrarán al majestuoso león Aslan, una respetuosa analogía del personaje de Jesucristo. Filme brillante, con excelente dirección artística, que gustará a niños y adultos, y que aúna simbolismo cristiano junto a una gran aventura épica.

4. Maktub (2011), de Paco Arango. Manolo atraviesa una grave crisis en su matrimonio. Un día, cercano a la Navidad, conoce a Antonio, un chico con cáncer que tiene unas extraordinarias ganas de vivir, y eso le cambia la vida. Esta película familiar, con formato de cuento navideño, logra divertir y conmover, apelando a los buenos sentimientos. El director propone una fábula con enseñanzas claras sobre el sentido de la vida y la enfermedad, hablando sin complejos de la muerte, la trascendencia, el amor, la familia, la capacidad de perdonar, la fidelidad y las relaciones entre padres e hijos. Una gran opción para jóvenes y adultos.

5. De ilusión también se vive (1947), de George Seaton. Cercana la Navidad, la jefa de unos grandes almacenes contrata a un viejecito barbudo y simpático para que haga de Santa Claus. El anciano acapara pronto la atención de todos por su derroche de simpatía, y también porque afirma que es el verdadero Santa Claus. Aprovechando esa afirmación y su creciente popularidad, la jefa quiere devolver a todos los ciudadanos el auténtico sentido de la Navidad, incluyendo a su hija, muy reacia al optimismo navideño. Cinta entrañable, nominada a los Oscar, donde se hace una dura crítica al consumismo que, en ocasiones, se antepone en estas fechas al verdadero significado de la Navidad.

6. Family man (2000), de Brett Ratner. Entrañable fábula sobre un personaje que prefirió alcanzar el éxito en vez de casarse con la chica de sus sueños. En vísperas de Navidad, sólo y sin familia, tiene un extraño encuentro con su “Ángel de la guarda” que le hará ver lo que podría haber sido su vida si hubiera sido generoso: hubiera tenido un matrimonio feliz, un hogar y unos hijos que le hubieran llenado de esa felicidad que ahora echa en falta.

7. Cuento de Navidad (2009), de Robert Zemeckis. Scrooge es un comerciante avaro, malhumorado y gruñón que trata con desprecio a su fiel empleado Bob y a su alegre sobrino. El día de Nochevieja, enfadado porque la gente compra regalos para los demás en vez de ahorrar, recibe la visita la visita de 3 espíritus (las Navidades pasadas, las futuras y las presentes) que le llevan a un prodigioso viaje hacia su corazón en el que descubre las verdades que siempre se ha negado a ver. Su alma se convierte al fin, y se abre a los demás y al mensaje alegre de la Navidad. Adaptación del clásico de Charles Dickens en una fantástica versión animada. Ideal para ver en familia con los hijos.

8. Polar Express (2005), de Robert Zemeckis. Un niño que ha perdido la ilusión de la Navidad se ve metido en un tren rumbo al Polo Norte, para conocer a Santa Claus. A través del viaje, plagado de increíbles aventuras, misterios y canciones , el protagonista viajará a un lugar mucho más escondido e importante, el de su propio corazón. Excelente película de animación en 3 D.

9. Solo en casa (1990), de Chris Columbus. Kevin, un niño de ocho años de una familia numerosa, se queda accidentalmente abandonado en su casa cuando toda la familia se marcha a pasar las vacaciones a Francia. Kevin aprende a valerse por sí mismo e incluso a protegerse de dos ladrones que se proponen asaltar todas las casas vacías de su vecindario. En cuanto su madre lo echa en falta, regresa apresuradamente a Chicago para recuperar a su hijo. La Navidad –ese es el mensaje– es para vivirla en familia ,y en esa fecha nadie debería quedarse “solo en casa”.

10. Feliz Navidad (2005), de Christian Carion. Narra lo que sucedió el 24 de diciembre de 1914 en el frente de Ypres (Bélgica), durante la Primera Guerra Mundial. Se decretó una tregua para esa noche que implicaba permanecer en los puestos sin disparo alguno, pero las tropas alemanas iniciaron un villancico, y las tropas británicas respondieron con "Adeste fideles". Luego intercambiaron gritos de alegría y deseos de una feliz Navidad para todos. Al poco, hubo encuentros de unos y otros en la tierra de nadie, y allí se intercambiaron regalos y recuperaron a los caídos. Celebraron funerales con soldados de ambos bandos, llorando las pérdidas y ofreciéndose mutuamente el pésame. Una gran lección de solidaridad cristiana.

jueves, 3 de diciembre de 2020

"Mesas conectadas" para las cenas de Navidad

¿Y si este año no tuvieras que renunciar a la cena de empresa? “Mesas Conectadas” es una iniciativa que combina creatividad y tecnología para que todas las empresas puedan celebrar su cena de Navidad también este año y, entre todos, apoyemos a la hostelería.