lunes, 3 de enero de 2011

Spot de la Semana: "La abuela y el cupón de la ONCE"

La Navidad es un tiempo para soñar, para reunirse, para brindar… y para dar lo mejor de nosotros mismos.

El anuncio que os propongo esta semana es una historia preciosa de generosidad. Es la historia de una abuela que vive una vida corriente, sin brillo, y a la que un buen día la suerte le sonríe de modo admirable. Podría vivir al fin sin preocupaciones, pero ella piensa en su hija: “¡La pobre!, con sus hijos revoltosos, con su trabajo en casa y con el otro fuera de casa”. Y sin que nadie se dé cuenta, ni siquiera su hija –esto es lo más bonito-, tiene un acto de desprendimiento heroico. Y nada es extraordinario, salvo el amor por su hija. Porque todo sucede en la vida ordinaria, en lo corriente, en lo de cada día… en la familia.
El anuncio tiene más valor en Navidad, y encuentra su contexto en el próximo sorteo del Niño. Pero su mensaje es eterno.

Hoy quisiera brindar por todas las madres del mundo. Por esa entrega abnegada y silenciosa que hace de la casa un hogar entrañable, y del mundo un lugar más habitable, donde todos podemos realizarnos. Brindo también por todas las abuelas del mundo que hoy cuidan de sus nietos: porque, cuando ya podrían pensar en su retiro, se hacen cargo de una atención y una educación que tanto ayuda a los padres y que, sin ellas, nunca hubiera llegado a los niños.

¡Ah! Y quiero dedicar este anuncio a mi madre: la abuela más inmensamente dulce que he conocido jamás.


2 comentarios:

  1. Me siento retratada en esta historia. Mi madre cuida a mis hijos con un cariño y una paciencia que no siempre tengo. Y, sobre todo, cuida de mí, aunque no siempre se lo agradezco. Yo también brindo por las abuelas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Uno de esos niños con pijama -o sin él- fui yo cuando era pequeñlo y correteaba por el pasillo de mi casa... ¡¡Gracias por este recuerdo de mi infancia!! Me ha devuelto la alegría de la Navidad cuando ya casi estaba desapareciendo. Ha vuelto de pronto, con el recuerdo de mi abuela.

    ResponderEliminar